Mayonesa...

El


sincretismo de aquella fachada complementaba esa tarde lluviosa por la cual Mérida ese mes pasaba, ese sonido con agentes pocos frecuentes en el aire creaban la atmosfera perfecta para la historia del recuerdo de Satén Fermín, un hombre con una gran sencillez en su corazón y un pensamiento adelantado para su época, con sus 37 años se poso en una escalera de una casa de fachada muy antigua y suficientes ventanas como para no abrir las puertas, este señor peinaba su larga barba hacia abajo divisando a lo lejos un puesto de comida “súper rápida” en una esquina que el frecuentaba, observaba el mas minúsculo movimiento para segundos después comenzar a exhalar palabras de su mente, martillando así un monologo inigualable dentro de su “locura” y percepción “incorrecta” de la sociedad. (Suciedad)

−Mayonesa… A mí me dirán loco, ¡pero esa cosa debe hacer mucho daño!, −

­−No entiendo el problema de esta gente, Amigo, yo le cuento que en mi casa yo tenía de todo eso, me acuerdo yo que había de todo, esa nevera nunca estuvo como la Plaza Bolívar (Luz, agua y monte) pero a mí, ¡eso no me sirvió de nada!, mucho dinero, muchas cosas, mucho conocimiento, pero yo ahí solo, con mi vida vacía, llena de problemas que solo podía resolver una cabeza, con un closet lleno de zapatos, ropa y demás, pero corroyéndome por dentro poco a poco.­−

−Eso pasa, y el tiempo lo cura, pero yo no tuve ayuda alguna que me lo dijera. ¡Yo corrí! −

−Pero me fui feo de boca, lo que hice fue huir a un mundo así como diferente, donde viera a la gente y por lo menos una sonrisa lograra sacar. −

−Porque eso sí, yo era más amargo que concha e´ limón, hasta que aprendí que con sencillez se vive más bonito, y aunque la gente le tenga asco a uno y coma su mayonesa para ver y saborear todo mejor aunque se estén haciendo daño, yo se que mi vida tiene un lado con colorcito, y quizás no sea un color naranja bonito, quizás sea así un color muy pálido y pastel, como la fachada de esta casa, algo llevada por las lluvias, pero que todavía tiene vida. −

−Por eso le digo, ¡La mayonesa hace daño! −

−En la vida uno siempre busca sustituir lo sentimental con lo material, pero ¿De qué me sirve a mí un buen sabor sí me estoy matando? −

Mayonesa, mayonesa…

Share this:

OTONIEL MENDOZA JIMÉNEZ

Buscador de respuestas, humano errante, simple servidor, pensador gastronómico, hijo, hermano, esposo; Ser viviente que respira solo por gracia, sin merecerlo.

5 Comentarios:

Amapola... dijo...

Mayonesa, mayonesa...
Tengo que revisar mi fachada a ver si no se la ha llevado un tornado o si no me la han orinado mucho los perros...
Beshos!

Đαмιαn dijo...

Ps si eso es muy cierto....
la gente trata de sustituir todo cn lo material...
y ps ia ves como sta el mundo xD haha muy bueno
saludos

cynthia dijo...

besos muchos.
buena semana.
cariños

Carla dijo...

Muy bueno, es verdad que la gente busca lo material cuando no tiene a nadie...

La Gata Coqueta dijo...

Lo que esta claro, que siempre debe de privar los sentimientos y no lo material.

Luego vale más arreglarse con poco y ser feliz, que poseer mucho y ser un desdichado.

Un abrazo y una sonrisa.

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA PARA TODOS!!