Danza del fuego…



Tu misterio camina más allá de sus fronteras,

Un trotamundos que la vida lleva de la mano

Con la risa y su cartera.

Más que mil suspiros esta vez

Respiro de nuevo tu aire,

Escucho de nuevo tu risa

Al ver el pequeño insecto que se estrella en el parabrisas,

-La luz incandescente-

Amo el frio intenso de las mañanas merideñas

Que consuelan tus cobijas bajo sueños Magistrales

De ásperas visitas solas y joviales.

La espera se hace larga cuando estas cerca,

Tu voz se escucha cerca cuando estas lejos,

La vía añade su peso,

Mis palabras ya no fluyen como antes

Cuando leías mis textos al reverso;

La sonrisa irónica de aquella mujer

Que con su cigarrillo silbaba el humo

De su interior

Y encendía la chimenea con un solo

Leño que se convertía en carbón

Desaparece bajo los peces de una fuente

Fidedigna de vida y razón,

No espero tus respuestas y menos

Danzas sobreexpuestas,

Espero la belleza imaginaria de tu prosa

Corregida en un sartén.

El jengibre causa efecto en mi garganta

Al declamar mi amor afín

Hacia la luz de la cascada que se encuentra

En la pradera;

Trébol de cuatro hojas,

Misterio cálido inexplicable

Que consume hasta mis huesos

El furor de llamas vivas

Que danzan montaña arriba.

La luz ilumina la esencia,

De nuevo declamo su nombre,

Esta vez con más fuerza

Esta vez con más certeza,

La danza del fuego empieza

Mientras llamas arrebatan sueños y belleza…



Share this:

OTONIEL MENDOZA JIMÉNEZ

Buscador de respuestas, humano errante, simple servidor, pensador gastronómico, hijo, hermano, esposo; Ser viviente que respira solo por gracia, sin merecerlo.

2 Comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Gracias por tu Utupía.
Un saludo cordial.
Alicia

Marga Fuentes dijo...

Muy bonito y muy creativo. Me ha gustado tu blog. Enhorabuena