Diario De Un Suicida...

[Image]
DIARIO DE UN SUICIDA.
Yacían mis dos pies sobre el cemento de esa acera desgastada y sucia, llena de chicle pegado y marcas de zapatos, cada grieta era una historia, como mi vida, cada línea que pasaba era una etapa por la cual yo había pasado, en la cual yo había sufrido en ese frio pasado; tal cual estaba mi presente… se pasaban los carros a mi lado, ahí en el viaducto Miranda, al fondo se veía ese típico y extraño panorama merideño, un día nublado, con la neblina casi por el piso, por allá al fondo se podía lograr observar ¨EL MERCADO PRINCIPAL¨. Y allí Iba yo tocando ese barandal, el cual estaba sostenido por un concreto fuerte y rayado el cual parecía un laberinto de confusión política;
__si, laberinto de confusión política: (si, no, si, no).
Ya había llegado a la mitad de este recorrido, que casualidad las líneas de esta acera daban exactamente el numero de mi edad… 27 tristes años, llenos de desilusión, amargura y dolor, un gran abogado dirían muchos, una persona a la cual le sobraba la plata, ese tipo tiene una mansión dirían otros… see pero de que vale. En mi cuerpo se escuchaban los latidos de mi corazón, tan fuertes como cuando suenan los golpes de un tambor, ¨yo estaba cansado de la vida, no podía mas con mis problemas, todo para mi era un desastre¨ en plena mitad de ese viaducto, montado en ese barandal, caían mis lagrimas en forma de dolor, pero al mismo tiempo era un miedo y una inseguridad la cual no comprendía y me sentía como si algo me estuviese obligando a hacerlo, si, ha hacerlo (a suicidarme, a acabar con la putrefacta y aparentemente buena vida que llevaba) en eso paso un carro que iba como a 70 kph, específicamente un focus color azul oscuro con placas de acá de Mérida y uno de los que iba en este pego un grito que me hizo temer a lo que iba ha hacer;
__Muchacho que vas ha hacer? __Deja la loquera!
Luego de eso en menos de diez segundos no lo pensé dos veces, deje caer mi cuerpo en un Angulo de 180° grados, siguiéndole así un choque impactante de viento sobre mi cuerpo, mis lagrimas eran llevadas por ese viento frio, escuche que algo que se burlo de mi y justo en ese momento pensé
__cometí una locura! que hice!
No se si fueron 2 o 3 segundos pero fueron los peores de mi vida, ya cuando me había dado cuenta, había caído 40 mts, había quedado como si lanzaras un huevo de un decimo piso, con todo partido, y desangrado quedando instantáneamente muerto a un lado de la cuenca del Rio Albarregas. cometí un error y muy grave, acabe con mi vida, solo por no querer enfrentar problemas, que así fueran fáciles o difíciles los debí enfrentar, para muchos quede como un cobarde, para otros como un loco, para otros como un dolor indescriptible, y para mi como la persona que se dejo llevar por instintos, instintos los cuales no fueron ni son buenos, simplemente decidí acabar con la vida que tenia, fuera buena o mala, era una vida, no cometas mi mismo error, me la quise dar de hielo (FRIO) Y por bolsa me derretí, me volví un asesino a ultima instancia, no pensé, no recapacite, y menos aprecie la vida que alguien allá arriba me había dado. Aprecia esa vida, enfrenta tus errores, aprende de tus temores y resuelve tus Enigmas y problemas. Y recuerda que la vida no es dura, duro seria no tenerla, aunque estés en la Punta del barranco siempre habrá alguien para que te abra los ojos y ese alguien yo no lo escuche. ¿Y mi alma?…

Share this:

OTONIEL MENDOZA JIMÉNEZ

Buscador de respuestas, humano errante, simple servidor, pensador gastronómico, hijo, hermano, esposo; Ser viviente que respira solo por gracia, sin merecerlo.

0 Comentarios: