Paranoia...

R



ecorres el último rincón de la vida intentando preguntar

¿Por qué tu fin debe ser la muerte?

¿Recuerdas cuando jugábamos al helicóptero en aquel patio?

−Yo aun tengo aquellas imágenes en mi cabeza, de cuando girábamos sin pensar, girábamos, recorriendo a pocos pasos el cielo con pocos detalles y lleno de un sol radiante, rotando y elevando nuestros brazos como hélices, intentando sentir que volábamos, que volábamos sobre el mundo; Conociendo y resaltando una completa sonrisa, y amando la mejor experiencia de un circulo continuo en el que terminabas sin saber a dónde ir, rotación y traslación, chocando contra objetos sin querer, con los sentidos en plena confusión, preparándonos para este círculo vicioso, y finalmente cayendo boca arriba, dejando así que el cielo girara y no nosotros.

Ayer recordé eso, recordé porque la muerte es nuestro fin, nuestro punto y final, el descenso de nuestro cuerpo hacia la tierra, del polvo al polvo;

Disfrutas esos momentos, tanto como aquel amigo(a)/hermano(a)/compañero(a)

Tanto como a tus seres queridos,

En esos momentos giras de alegría, giras sin parar, giras por allá entre los respiros agotados de la bodega de la esquina, esa bodega en la que vendían los caramelos, y que atendía una señora (algunas veces amargada y otras veces llena de simpatía), esa bodega en la que llegaste a comprar caramelos de diez bolívares, y que luego llegabas con las rodillas raspadas a la casa por venir corriendo de la emoción…

Esos momentos de travesuras que hoy escuchas y te carcajeas; te dan vergüenza o simplemente estas olvidando; Olvidando desde aquel momento que quizás alguien te hirió, y te mostro el otro lado de la vida. La segunda y la tercera cara, que luego aprendiste a reconocerlas fácilmente o muchas veces no. Ese día te quedaste más tiempo dejando que el cielo girara, y no tú, ese día que caíste sobre el asfalto y el dolor físico dejo de existir.

De un momento a otro ya eras adulto, querías tu propia vida y tu propio futuro que se propagara mediante tu visión y existencia.

Hoy te encuentras caminando por las calles donde tosen cada cinco segundos; donde muchos dicen que se acaba el mundo y las sonrisas se voltean hacia otro rumbo. Buscas el equipaje de mano y comienzas a girar entre las miles de hélices que te golpean entre estrellas de rangos y estandartes;

Estandartes amarillos, verdes, rojos, blancos…

Divagas; las calles militarizadas y llenas de jóvenes con ganas de luchar a la fuerza por sus derechos, por sus derechos humanos o inhumanos.

La religión y el algebra son ahora casi iguales, las creencias vivenciales ya no existen sino en lo más profundo de la inconsciencia de los seres.

Solo queda a tu criterio.

Tu engañoso y peligroso sano juicio que no será tomado en cuenta si no llevas una vida “ejemplar”

Pero al tiempo te cansas de hablar y no ser escuchado, ser automáticamente definido como loco o imprudente; lamentablemente en ese momento comienzas a volar, A volar imaginariamente, elevando tus brazos como hélices, como hélices que en un futuro caerán al suelo, caerán al suelo y tus ojos solamente miraran el cielo gris o azul.

Finalmente recorres el último rincón de la vida intentando preguntar

Ctrl- V

¿Por qué tu fin debe ser la muerte?

[Paranoia

Quedan 15 años

[Paranoia

Quedan 13 años

[Paranoia

Quedan 7 años

[Paranoia

Quedan cinco minutos

Azules de azules

Blancos de blancos

Generaciones que renacerán una y otra vez sin saber a dónde van, sin girar como helicópteros, sin caer mirando el sol más de cerca cada día…

[Ctrl-C

[Ctrl- V

[Ctrl-C

[Ctrl- V

No sabrán buscar el cielo gris o azul, no creerán en lo que creímos o por lo que vinimos.

Una pregunta

Una simple pregunta…

Seguir girando quizás nos dé una mejor visión del mundo; O quizás no…


Share this:

OTONIEL MENDOZA JIMÉNEZ

Buscador de respuestas, humano errante, simple servidor, pensador gastronómico, hijo, hermano, esposo; Ser viviente que respira solo por gracia, sin merecerlo.

4 Comentarios:

Cynthia dijo...

MMM sin duda que es una paranoia, bien lograda caballero... bien armada, lo felicito, eso si, llega fuerta, está para analisar...

Besos muchos.
cariños.

muakkkkkkk
buen fin de semana.

Amapola... dijo...

Seguiré girando... Con la esperanza de volar un día... Y alejarme de la paranoia...
Beshos!

Carla dijo...

Un texto intenso Otoniel... Realmente me gusto mucho.
Como no tenes la etiqueta de seguidores, te segui con Administrar. Asi me aparecen tus actualizaciones del blog.
Saludos!

Algún Poeta de Quinta dijo...

Ctrl V