Me suena a Vacio.

M

onedas ruedan hoy bajo el rio de personas que caminan entre lazos de esperanza camuflada de negro azabache, de la oscuridad ensimismada, de la brisa que duerme sobre tu hombro en esta tarde de un domingo en el que solo provoca dormir hasta que no amanezca.

Son las 5:45 pm no importa si caminas lento o rápido, no importa si corres o gateas, de cualquier modo sentirás como el frio y la brisa hacen que tus palabras se conviertan en silencio, y que tu silencio se convierta en palabras; No importa si nada sucede, no importa si todo acontece, a veces el misterio es menos visible que una astilla en tu pie, a veces, solo a veces.

Ahí está ella, ahí estamos todos, perdidos en nuestras rutinas diarias, en las que no dejamos un momento para solo pensar, sin ejecutar una segunda aplicación, solo pensando, analizando.

Muy seculares, entramos en una unidad de transporte público, miramos a todos, nos sentamos, sin hacer nada, si dar una explicación, solamente adentrándonos en nuestro egoísmo, pensando que solo tu/yo tenemos problemas, cuando en realidad todos los tienen, cuando en realidad todos creen que solo ellos tienen problemas.

Irregular, interesante, inexplicable;

Sin embargo, cuando suena ese repique, todo cambia, la voz cambia, el sentido cambia, las miradas se envuelven y encuentran el rumbo, la primera respuesta es quizás “Estoy bien, gracias y tu” pero ¿y luego?

Estamos bien, estamos en excelentes condiciones; ¡Que impresionante! Somos perfectos, tan perfecto como el señor que va a tu lado en esta tarde, que necesita que por lo menos alguien le diga “buenos días”

¿Cuándo fue que todo se desordeno así?

Creo que fue el día que el viento se llevo la fachada, la fachada de que no existe nada mas, solo la humanidad que reconoce sus errores o los oculta.

Ese momento que todos vieron, pero del cual no hablan, ni les interesa; da como ganas de estudiar historia, para remontarse en aquello, para averiguar ¿qué fue lo que paso? ;Y no, no fue que vino el gran gorila y se la llevo, no, no creo que haya sido eso.

Un enorme “no se”

Un enorme “¿Por qué?”

Mas cosas en que pensar…

Share this:

OTONIEL MENDOZA JIMÉNEZ

Buscador de respuestas, humano errante, simple servidor, pensador gastronómico, hijo, hermano, esposo; Ser viviente que respira solo por gracia, sin merecerlo.

3 Comentarios:

Carla dijo...

Otoniel, una refleccion muy interesantes, unas preguntas que carcomen el alma... ¿que fue lo que nos paso?

Jorge Luis Jaimes dijo...

Panita interesante post la vida es un gran dilema. No lo olvides.

vuela...
un abrazo guaro.
jorge luis.

SERHUMANA dijo...

Los momentos para solo pensar, son tan necesarios. Pero estamos tan enfrascados en ciudades y rutinas. Automatizados. Andamos por inercia pareciera. Y el humano, lo íntegro del humano, no sabe por donde expresarse, o hasta a olvidado que expresarse es bueno. Compartir.

BESOS ENORMES!!!!!!!!
P.D.: Muchas gracias por tus mensajes en el blog, me gusta saber que siempre andamos por aqui, el uno y el otro. Ya te lo he dicho, te agarre afecto ;-)
¿Como van las clases? A ver si algun dia de estos, te haces un meme, asi te conocemos un poquitito más, dale?
Yo con poco tiempo para leer, en realidad, leyendo más que nunca, pero cosas del estudio ;-)
Otro beso!!!!!!!